Trastornos alimenticios aparecen con más fuerza en verano

693

La época de verano, así como la de primavera, son las más críticas para las personas que tienen trastornos de la alimentación (TCA) por lo que todo este periodo conlleva.

La información fue proporcionada por la Fundación Centro Bulimia y Anorexia, la cual trabaja en la prevención y atención de la bulimia y anorexia, y otorga tratamiento a niños, adolescentes y adultos.

Cabe destacar que en este periodo se produce un aumento de hasta el 30% en la demanda de ayuda e ingresos en los centros especializados, lo cual deja en evidencia lo delicado del tema.

El origen de los TCA se encuentra en una predisposición genética y también en la obsesión por un cuerpo “perfecto”, la baja autoestima y la influencia de los medios de comunicación que han marcado definidamente unos cánones estéticos. Todo esto contribuye a un contexto que favorece el desarrollo de costumbres insanas frente a la imagen corporal propia.

En verano aumenta la preocupación por la imagen corporal y muchas personas realizan cambios en su alimentación con el objetivo de conseguir reducir peso de forma rápida. Muchas de esas dietas pueden parecer inofensivas, pero la verdad es que pueden ser muy perjudiciales para la salud, dado que en muchos casos no siguen las pautas mínimas de una dieta equilibrada y se llevan a cabo sin ningún control médico.

Lee también: Hoy “Como en los musicales” en sus últimas dos funciones

En las personas predispuestas a padecer un trastorno alimenticio ocurre el riesgo más elevado. También en verano, con la llegada del calor, muchas personas se fijan en la delgadez de sus allegados y en posibles síntomas de algún tipo de trastorno alimenticio.

Por otro lado, las personas que ya están diagnosticadas con algún trastorno alimenticio, en verano tienen más posibilidades de recaer. Esto se debe al hecho de que exponer su cuerpo puede despertar ansiedad y temor que parecían estar controlados anteriormente.

Es por ello que hay que ser muy cuidadoso con este tema en esta época y no dejarse llevar por la presión del periodo de calor y exposición.