Se cumplieron 31 años de la muerte del humorista Alberto Olmedo

902

El humorista argentino, Alberto Olmedo, fue una de las figuras que más se destacó en el mundo del espectáculo. Su nombre fue sinónimo del humor y alegría de la farándula, aunque esa luz se apagó el 5 de marzo de 1988.

La triste noticia paralizó a todos, aunque el “Negro” siempre estará en el recuerdo de los argentinos.

El desenlace trágico de Olmedo sacudió a muchos. Varios se preguntaban cuál fue el motivo de semejante decisión, ya que el famoso estaba atravesando su mejor etapa profesional.

Cabe recordar que el viernes 4 de febrero de aquel año, Olmedo llenó su función de “Éramos tan pobres” en el Teatro Tronador. Su presencia en el teatro era arrolladora, aunque su separación de Nancy Herrera lo marcó y varios medios aseguraron que le costó una severa depresión.

Vea también: Tylor Swift habló de las canciones que escucha después de romper

El alcohol y las drogas cobraron la vida del humorista Alberto Olmedo

El destino estaba escrito para Alberto, ya que a pesar de la noticia que le comunicaría Nancy, esa noche sería fatal para el comediante. Según Diario Show, la actriz iba a su casa para hablar y se dirigió al departamento ubicado en el piso 11 del edificio Maral 39, sobre el Boulevard Peralta Ramos.

En ese entonces, Herrera le propondría una reconciliación y le anunciaría que estaba embarazada de dos meses. Pese a que todo parecía perfecto, el alcohol y las drogas tenían otros planes para la pareja.

En ese sentido, horas más tarde, a las 8.30 de la mañana se oyeron los gritos. En lo que pudo ser un ataque de paranoia, Olmedo le pedía a Nancy que no lo suelte, que “se caía”.

Estas fueron las últimas palabras del Negro, cayó desde el piso 11 al vacío y murió en el acto. Al conocerse la noticia, su madre, Matilde, sufrió un ataque cardíaco y murió en la guardia del hospital.

El rosarino fue una de las grandes figuras del espectáculo, el actor cómico argentino por excelencia, alcanzó la fama en su paso como operador a Canal 7 en 1955 y desde adentro, se hizo famoso en el ambiente por su capacidad de improvisación y por hacer reír a cualquiera que tuviese en frente.