18.5 C
Buenos Aires
24 septiembre, 2022 8:28pm

¿Qué es la escalabilidad horizontal y vertical?

La escalabilidad horizontal y vertical son muy diferentes entre sí, pero ambas tienen el mismo objetivo: darle más potencia a las arquitecturas IT.

Y si bien escalar una arquitectura no es un proceso riesgoso per se, es sumamente recomendable llevarlo a cabo en compañía de un equipo de profesionales especializados en el tema, como puede ser el de Preteco.

La tendencia de la escalabilidad horizontal y vertical está en su auge, viéndose implementada en cada vez más empresas.

Sin embargo, para ir entrando en materia, a continuación vamos a repasar ambos tipos de ampliación, para que cada empresa pueda elegir entre la escalabilidad horizontal y vertical según sus necesidades y objetivos.

Escalabilidad horizontal y vertical, ¿cuál es la diferencia?

Escalamiento horizontal

A la hora de hacer una primera distinción entre escalabilidad horizontal y vertical, la primera destaca por sobre la segunda por el hecho de ser muchísimo más potente, pero también mucho más complicada y compleja.

El escalamiento horizontal consiste en instalar nuevos equipos y servidores (denominados nodos) que complementen al original, con el objetivo de acelerar su trabajo y volver más efectivo el rendimiento.

Al mismo tiempo, la idea de estas redes de nodos (conocidas como clusters) es que estén siempre listos para entrar en juego y suplir a uno de sus pares en caso de que este llegara a fallar.

De esta manera, gracias a una distribución equitativa del trabajo entre los componentes, las empresas pueden garantizar mejores tiempos de respuesta, estándares de disponibilidad más elevados y, en esencia, un mejor desempeño profesional.

Además, si algo comparten la escalabilidad horizontal y vertical es que ambas ofrecen la capacidad de ampliarse. Si, por algún motivo, los clusters empiezan a quedarse rezagados en cuanto a rendimiento, este tipo de escalabilidad permite instalar más nodos para así poder dar abasto con todo.

Como ya veremos, en la escalabilidad vertical el proceso es un poco diferente, pero no por ello menos efectivo. Sin embargo, la diferencia entre ambos tipos de escalabilidad es que la horizontal es prácticamente infinita, mientras que la vertical no lo es.

También es una realidad que, entre la escalabilidad horizontal y vertical, la primera demanda mucho más mantenimiento, y requiere de una readaptación de las aplicaciones para hacerlas funcionar correctamente.

Escalamiento vertical

Como ya se ha adelantado, entre la escalabilidad horizontal y vertical, esta última es la más sencilla y rentable a corto plazo.

Este método de escalabilidad consiste en actualizar y ampliar los componentes de un único servidor en vez de implementar otros. El objetivo es el mismo (aumentar la potencia y permitir a los equipos ejecutar mejor los programas), pero el costo es mucho menor y la implementación es mucho más sencilla.

Dado que los cambios en el hardware no demandan ningún tipo de modificación en las aplicaciones, este tipo de escalabilidad es muy sencillo de implementar y configurar.

Sin embargo, los niveles de crecimiento que se pueden alcanzar con la escalabilidad vertical está mucho más limitado que con la horizontal, puesto que el hardware no puede crecer infinitamente.

Si tuvieras que elegir entre escalabilidad horizontal y vertical, ¿con cuál te quedarías? ¡Contanos en los comentarios!

También te inivtamos a leer: ¿Cómo migrar un servidor a la nube?

Más articulos

Últimas noticias