12 C
Buenos Aires
26 mayo, 2022 2:05pm

¿Cuál es el propósito de las normas ISO?

Las normas ISO están constituidas por  un conjunto de requisitos (o exigencias)  estandarizados y reconocidos internacionalmente. Fueron creadas con el propósito de ayudar a las empresas a alcanzar su mayor potencial y establecer altos y homogéneos  niveles de gestión tanto en áreas de servicios, como en áreas de manufactura o comercialización . 

 

Las iniciales ISO son el acrónimo de International Organization for Standardization, y sus orígenes se remontan al año  1946, como unión de otros organismos que ya intentaban cumplir esos objetivos.

 

Desde entonces y hasta la fecha se han creado más de 23.000 normas que cubren multitud de áreas de gestión, tecnologías y procesos de producción. 

 

Aunque muchos creen que la ISO es una organización gubernamental, la realidad es que no lo es. Sin embargo, se encuentra presentes más de 160 países, con 781 comités y subcomités técnicos implicados en el desarrollo de estos nuevos estándares, con sus Secretaría Central en Ginebra, Suiza. 

 

Propósito principal de las normas ISO

 

El objetivo principal es lograr el compromiso de las direcciones de las empresas para que el conjunto de su personal se involucre fuertemente en el cumplimiento de todos los requisitos. Independientemente del origen de estos requisitos, se deben aplicar a la organización para poder cumplir con las expectativas que tienen sus clientes. 

 

Beneficios de las normas ISO 

 

Si hablamos en términos estrictamente técnicos, las normas ISO se crearon con la finalidad de desarrollar orientación, coordinación, simplificación y unificación de criterios en las distintas empresas u organizaciones. De esta manera se logra reducir costos, aumentar la efectividad y establecer criterios comunes referidos a productos y servicios internacionales. 

 

Con el paso de los años, las características de las normas ISO comenzaron a evolucionar, de manera que, en la actualidad, las empresas y organizaciones que certifican sus procesos bajo las bases de dichas normas, obtienen distintos beneficios, tanto en el mercado como en el interior de la empresa. 

 

A continuación, mencionaremos algunos de los beneficios que suelen ser consecuencia de la certificación con normas ISO:

 

  • Ofrecen nuevas herramientas para mejorar  la calidad en sus productos o servicios. 
  • Simplifican notablemente la toma de decisiones tanto en el tiempo como en el contenido, gracias a un andamiaje que simplifica todas las acciones y a la misma mejora continua que impulsa la norma. Ayudan a satisfacer las necesidades específicas de los clientes que cada vez se vuelven más exigentes.
  • Permiten a las empresas reducir sus costos, conseguir más rentabilidad, aumentar su productividad y, por lo tanto, lograr una postura mucho más competitiva en el mercado. 
  • El número de rechazos o insatisfacciones se reduce notablemente tanto en lo que respecta a la producción de bienes como a la prestación de servicios.
  • Logran incrementar sistemáticamente  la confianza de todas las partes interesadas, vinculadas directa o indirectamente a la  organización como es el caso de los clientes, proveedores, vecinos, empleados y hasta reparticiones públicas.
  • Posibilitan un mayor y mejor acceso a nuevos grupos de clientes. 
  • Generan un efectivo incremento del volumen de negocio debido a la suma de todos los beneficios anteriores.

 

Cabe aclarar, que las características que identifican a las normas ISO, las hacen aplicables más allá del ámbito exclusivamente empresarial. Sus principios también se pueden utilizar en esferas como las estructuras de gobierno o los sistemas educativos. 

 

En Insic Consulting ayudamos a las organizaciones a desarrollar y mostrar su mayor potencial. No dudes en contactar con nosotros para solicitar una visita totalmente gratuita. 

Más articulos

Últimas noticias