23.3 C
Buenos Aires
20 abril, 2024 1:25pm

Motivos para modernizar las aplicaciones heredadas

Las aplicaciones heredadas son aquellas que, a causa de la rápida evolución de la tecnología en el siglo XXI, han quedado obsoletas.

Por lo tanto, prestarle la debida atención a los softwares dentro de tu empresa es más importante que nunca, ya que pasarán a necesitar updates cada vez con mayor frecuencia.

Pero la relevancia de no contar con aplicaciones heredadas dentro de tus sistemas va mucho más allá: los softwares desactualizados y obsoletos son un enorme palo en la rueda para las compañías que deseen mantenerse relevantes y activas en los competitivos mercados modernos.

Es por eso que compañías especialistas IT como Preteco le insisten tanto a sus clientes para que actualicen sus sistemas:

Hacerlo es garantía de evolución, y esa evolución es la que le permite a los negocios posicionarse como referentes, forjar una imagen de marca sólida y ofrecer un servicio de excelencia.

Riesgos de no actualizar tus aplicaciones heredadas

Además de afectar tanto la productividad como los ingresos de tu compañía, contar con aplicaciones heredadas ejecutándose dentro de tus sistemas puede acarrear todo tipo de posibles riesgos vinculados con la seguridad y la protección de datos.

Esto se debe a que los softwares desactualizados muy rara vez estarán preparados para cumplir con los estándares necesarios para manejar de forma segura los datos sensibles y los procesos empresariales.

Otro riesgo de las aplicaciones heredadas es que, dadas sus características, es posible que pierdas todo tu trabajo de un día para otro, en caso de que no hayas realizado un óptimo backup.

Sin embargo, por más backups que hagas, cuanto más antiguas sean las aplicaciones, mayores serán las posibilidades de que la información o el trabajo sean irrecuperables.

Y esto, en casos extremos, podría generar enormes ventanas de inactividad, que sin dudas te harán perder no solo dinero, sino también tiempo de trabajo y, por sobre todas las cosas, prestigio.

A todo esto se suma el hecho de que las aplicaciones heredadas, dada su antiguedad, no suelen ser capaces de dar abasto con todas las transacciones que son necesarias para garantizar el óptimo funcionamiento de un negocio moderno.

Eso se ve reflejado en una ralentización de los procesos, una considerable falta de eficiencia y, en los casos más radicales, fallas y colapsos.

¿Te gustaría saber más?

Entonces te invitamos a leer la siguiente nota: Modernización de aplicaciones: Desarrollo en el presente para el futuro.

Más articulos

Últimas noticias