Patricia Bullrich mostró su molestia por actuación de la justicia

191

Patricia Bullrich opinó cobre el comunicado oficial de la Cancillería argentina en el que informó que la exsecretaria de Rafael Correa, María de los Ángeles Duarte Pesantes se encuentra con carácter de huésped por razones humanitarias en la residencia oficial de la Embajada argentina en Quito.

Una vez que se hizo pública la noticia, la exministra de Seguridad de la Nación sentenció que en Argentina liberan a los delincuentes y en el exterior los refugian.

En ese sentido, la presidenta del PRO, criticó en las redes sociales la decisión del Gobierno de refugiar a la exministra de Ecuador. “La ex ministra de Obras Públicas de Rafael Correa, que estaba sentenciada y con pulsera electrónica, pidió asilo en nuestra embajada en Quito”.

A continuación, la exministra de Seguridad apuntó contra la decisión gubernamental de liberar presos por la pandemia de Covid-19. Aseveró que para el gobierno la impunidad es ideológica y sin fronteras.

Cabe destacar que María de los Ángeles Duarte Pesantes fue ministra de Transportes y Obras Públicas durante el Gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa en el período del 2007 y 2017. La exfuncionaria se encuentra en la Embajada argentina en Quito por razones humanitarias.

Vea también: Patricia Bullrich participará de la marcha que realizará la oposición

Patricia Bullrich señaló la condición procesal de María de los Ángeles Duarte Pesantes

La molestia de Bullrich se desprende de la condición procesal de la exministra ecuatoriana, Pesantes fue sentenciada a ocho años de prisión por un delito de cohecho.

A su vez, el Gobierno de Ecuador se refirió a la situación de la exfuncionaria y señalaron que conocieron que fue refugiada por la Embajada argentina. Además, advirtió que Pesantes pasó por la Justicia de su país y tiene una sentencia en un proceso independiente y con todas las garantías.

Por otra parte, se procesó al expresidente de Ecuador, Rafael Correa también por el delito de corrupción. Actualmente vive en Bélgica, país de origen de su esposa, y niega ser culpable.

La Justicia ecuatoriana ratificó en julio la condena del exmandatario a ocho años de prisión por los delitos de cohecho y corrupción durante su gobierno. El mandato presidencial de Correa fue desde el 15 enero del 2007 hasta el 24 de mayo de 2017.