Milagro Sala: Justicia de Jujuy se negó a anular prisión preventiva

210

La Justicia de Jujuy rechazó la solicitud para anular la prisión preventiva de Milagro Sala en el marco de la que denominó la “Megacausa”. Desde la defensa argumentan que se cumplió el tiempo máximo que fijó la ley para detener a alguien sin condena firme.

Asimismo, la decisión la tomó el fiscal de feria jujeño, Aldo Lozano, quien rechazó el pedido de la defensa para anular la prisión preventiva y liberar a la dirigente social. Por ello, queda del juez Isidoro Cruz resolver la situación procesal de la dirigente.

Cabe recordar que el 15 de enero, por requerimiento del fiscal Diego Cussel, se ordenó una nueva prisión preventiva para la líder de la Túpac Amaru. “Voy a evaluar los fundamentos que da la Fiscalía, para ello hay un plazo de hasta cinco días antes de dictar una resolución”, expresó el juez en declaraciones a Télam.

En ese sentido, a mediados de enero se cumplieron tres años desde que se detuvo a Milagro Sala bajo prisión preventiva, el plazo máximo que la ley determinó hasta los momentos para detener a una persona sin que haya una condena firme. Frente a esa situación, la defensa exigió la liberación.

Vea también: Gobernador Sergio Casas competirá por un nuevo mandato

Abogada de Milagro Sala solicitó libertad alegando convenciones internacionales

“La solicitud del pedido de libertad está fundamentada en la normativa procesal local, en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, afirmó una de las abogadas de Sala.

A su vez, la “Megacausa” investiga el presunto desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas que, según denuncia Fiscalía, nunca se construyeron. Por esta causa se imputó a unas 30 personas, entre ellas a ex funcionarios nacionales, provinciales y actuales intendentes.

Por otra parte, el pasado 14 de enero, la Justicia condenó a  la dirigente a 13 años de prisión en la causa que se dio a conocer como “Pibes Villeros”. A la líder de la Túpac Amaru se le acusó en esta oportunidad de ser jefa de una asociación ilícita y mientras se le señalaba como la coautora de fraude a la administración pública y extorsión.