Mariana Nannis contó el horror que vivió con Caniggia

90

El escándalo en el clan Caniggia explotó por el aire cuando Mariana Nannis se sentó en el living de Susana Giménez para contar su verdad. El jugador desmintió los dichos de la madre de sus hijos.

Sin embargo, la rubia volvió a hablar tras arribar al país, en el programa que conduce Mariano Iúdica, Involucrados. Al respecto apuntó que para ella su familia la conforma sus tres hijos.

Yo le di la oportunidad a esta persona con la que me casé, el señor que ya sabemos, que juega al fútbol, de salvarlo una vez más de sus adicciones. Lo he internado tres veces, una se ha quedado y las otras se ha escapado, todos lo sabemos, tengo los documentos y todo”.

Mientras que luego contó cuáles fueron los motivos de los supuestos golpes que recibió por parte de Caniggia. Antes mencionó que el futbolista no aceptó salvarse. Aseveró que no cumplió con lo que estableció la juez.  

No fue donde dijo la jueza, tenía que ir a un hospital público y no fue, llevó los análisis a otro lugar. Hicieron todo al revés. No quiere salvarse, no le interesa nada, lo único que le importa son sus adicciones”.

Vea también: Mónica Farro ofreció detalles de su vida de casada

Mariana Nannis afirmó que lloró durante 30 años de relación con Caniggia

Nannis contó que durante treinta años lloró por causa del maltrato físico u verbal que recibió del deportista. La agresión ocurrió cuando volvía a casa y ella no tenía sexo con él.

“Después se acostaba conmigo. Ya lloré mucho, no pienso llorar más. Haré todas las denuncias que tengo que hacer para recuperar mi dignidad, porque es indigno y humillante que te hagan esas cosas. Tengo que proteger a mis hijos porque ellos son mi familia”.

A continuación justificó el porqué no realizó la denuncia antes. Al respecto dijo que se encontró en un círculo. Estado allí no pudo hacer nada porque el futbolista le decía que tenía amigos importantes que lo librarían de toda acusación.

Me decía, ‘Si te querés ir a Marbella no te preocupés que te voy a mandar a matar. Yo soy amigo de Angelici y de Macri’. A mí me cagaban a palos y no podía hacer la denuncia”.