Marcelo Tienlli pidió a Mora Godoy ciertos rumores de su vida

47

Marcelo Tinelli logró construir un imperio con su carisma, su simpatía y su alegría. En la actualidad celebra los 30 años de “ShowMatch” al aire, es dueño de “La Flia. Contenidos” y comenzó a preparar terreno para una posible carrera política.

No obstante, el famoso conductor, no siempre se muestra con buena onda y en la última gala del “Súper Bailando 2019” terminó estallando de furia.

En esta ocasión todo inició cuando Mora Godoy salió a la pista. Durante la previa, Marcelo investigó al respecto de su vida privada y le preguntó por su “amigo con derechos”, con quien acaba de ser tapa de una famosa revista.

A continuación la bailarina de tango contó que se trataba de un odontólogo con quien no tenía una relación formal, pero la pasaban muy bien juntos.

Vea también: Mauricio Macri se reunió con Elisa Carrió

Marcelo Tinelli opinó respecto a la supuesta relación de amigos con derechos que tiene Godoy

La persona en cuestión publicó un descargo en su cuenta de Instagram donde aclaró que no existe ni existió nada entre ellos. Una vez que el presentador se enteró leyó el polémico mensaje en vivo.

Hola sólo lo quería aclarar por respeto a Martina (su novia), la persona con la que compartí una relación desde antes de conocer a Mora hasta el momento de la foto. No tuve relaciones con ella”.

Más adelante aclaró que las fotos fueron profesionales. Todo lo que se mencionó después salió de su alance porque formó parte de un show. El dentista apuntó que no fue su intención lastimar a nadie.

Al terminar de leerlo, Marce no pudo evitar opinar al respecto. “No, no, no… No te hacéss cargo. ¿Sabés a quién me hacés acordar? Ahora, la culpa la tenemos nosotros. Armamos todo un show falta que ahora me digas: ‘Háganse cargo ustedes’ ¡Qué cara rota que sos! Chanta…”.

El comentario anterior evidenció que el palito iba para Mauricio Macri. Cabe recordar que, el vicepresidente de San Lorenzo apuntó contra el presidente tras su discurso. Allí sostuvo que no era justo dejarse vender la idea de que votaron mal. Nadie tiene el derecho de juzgar el voto de otro argentino.