Justicia absolvió a César Milani por los cargos de secuestro y tortura

124

Después de la decisión de la Justicia riojana que absolvió al exjefe del Ejército, César Milani, en la causa por secuestros y torturas de Pedro y Ramón Olivera hechos que ocurrieron en plena dictadura militar, llegaron las primeras repercusiones.

En ese sentido, las referentes de Derechos Humanos, Graciela Fernández Meijide y Hebe de Bonafini se expresaron al respecto. Por un lado, Graciela Fernández Meijide, referente histórica del movimiento de Derechos Humanos en la Argentina y ex funcionaria nacional, aseguró que la noticia le sorprendió.

La resolución de la Justicia de La Rioja, se ofreció al finalizar el juicio a Milani por delitos de lesa humanidad, hechos que se cometieron en 1977, durante la última dictadura militar.

“La noticia me sorprendió. Espero tener más información cuando se conozcan los fundamentos. Hay que ver si la prueba era débil o si los testigos no convencieron a los jueces”, señaló Fernández Meijide en una entrevista en la señal TN.

Mientras, la ex funcionaria nacional consideró que llegará en lo próximo la apelación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, querellante en la causa contra Milani.

Vea también: José Luis Espert afirmó que representa el voto anti sistema

Hebe de Bonafini celebró el fallo porque siempre creyó en la inocencia de César Milani

La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, celebró el fallo. Además, destacó que siempre creyó en la inocencia del militar, quien condujo el Ejército Argentino durante la gestión del Gobierno anterior.

A su vez, Bonafini precisó, en diálogo con Cróniva TV que sabía que el ex jefe del Ejército no estaba implicado en este caso. Al mismo tiempo remarcó la labor que cumplió Milani durante su gestión al mando del Ejército, en la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Cabe destacar que Milani fue absuelto de todos los delitos en el juicio de lesa humanidad que se le seguía en la Provincia de La Rioja por el secuestro y las torturas que sufrieron Pedro Olivera y su hijo, Ramón, en el año 1977. En esa ocasión, el ex titular del Ejército se desempeñaba como subteniente e integraba el Batallón de Ingenieros en la capital riojana.