Juana Viale confesó que le gustaría pasar por el altar junto a su novio

76

En Almorzando con Mirtha Legrand, Juana Viale, que está reemplazando a su abuela en la conducción, deslumbró con un hermoso vestido blanco. En pleno programa, además de agradecerle al diseñador Javier Zaiat por la creación, aprovechó para decir que tenía ganas de pasar por el altar junto a su novio Agustín Goldenhorn.

En la actualidad, en una nueva edición, Juana finalmente confirmó que tiene intenciones de casarse, y ofreció detalles de cómo comenzó la historia de amor con su pareja.

Fue una cita a ciegas. Yo estaba con amigos y les dije ‘¿nadie tiene a alguien para presentarme?‘. Un amigo me dijo ‘yo le voy a pasar tu teléfono así se hablan’. Pasó el tiempo, yo estaba en clases de skate de Silvestre, mi hijo, y recibí un mensaje”.

A continuación Viale contó sobre cómo se planificó el primer encuentro. Al respecto dijo que en su WhatsApp no aparece su foto y la persona que le pasó su contacto no le comentó nada.

Le dijo ‘te paso este teléfono, encontrate y lo van a pasar bien o no’. Me mandó un mensaje que me encantó mucho, me hizo reír y yo soy bastante risueña. Tuvimos un breve contacto telefónico. Un domingo yo estaba con mis hijos, no podía salir pero tenía libre una hora”.

Vea también: Alberto Fernández despidió a Sergio Denis

Juana Viale contó lo que le dijo su novio en su primera cita

Entre risas haciendo referencia a lo primero que le dijo su actual novio al verla. Juana contó que durmió a los chicos temprano y le dijo a su actual novio que solo tenían una hora para toamr un vino y conocerse.

 “Me pasó a buscar por la puerta de mi casa. Salí y ninguno de los dos sabía quién era el otro, solo sabía que se llamaba Agustín. Me miró y me dijo ‘ah, sos vos’. ‘Y sí, hace 37 años que soy yo’, le respondí. Hubo algo y surgió una magia”.

Para finalizar, y ante la pregunta de uno de sus invitados sobre qué haría si Agustín le pidiera matrimonio dentro de poco Juana Viale no dudó en decir lo que piensa al respecto.

“Sí, me casaría. Nunca antes quise casarme, no me gustaba el casamiento, pero ahora me encantaría casarme por la fiesta, por el nombre del amor. Pero la religión la dejo de lado”.