Juan Grabois defendió la usurpación de terrenos

81

El dirigente, Juan Grabois, justificó la toma de tierras. A su vez, criticó al kirchnerismo alegando que las familias que cometieron esos hechos son víctimas, no culpables.

Usurpar es ingresar en un inmueble con clandestinidad, violencia o abuso de confianza. Si hay un pastizal abandonado, sin alambrar, y la gente entra, les guste o no señores, no hay delito”.

Asimismo, el líder del Frente Patria Grande, a través de su cuenta de Facebook aseguró que la toma de tierras no es delito, dado el creciente temor por las tomas de terrenos en todo el país, y en especial en el Gran Buenos Aires.

Todo el sistema político, incluidos varios dirigentes del espacio político al que todavía pertenezco, se han apresurado a decir que las ocupaciones de tierra son delito”.

De igual manera, en un comunicado que denominó “Odio las tomas”, expresó su indignación hasta las tripas de ver hombres y mujeres comprometidos con la justicia social ceder tan fácil en una cuestión ética del pensamiento humanista y popular.

Asimismo, refirió que nunca se debe responsabilizar a las personas que por años se excluyó de sus propios padecimientos. Nunca se debe criminalizar una demanda social.

Vea también: Alberto Fernández pondrá en marcha el plan de seguridad

Juan Grabois aseguró que la tierra debe estar al alcance de todos gratuitamente

Grabois aseguró en redes sociales que su posición es clara a decir que toda familia que se mete en un terreno lo hace por necesidad. También afirmó que esas familias son víctimas, no culpables.

“Llamarlos delincuentes es una bajeza moral y una claudicación ideológica. La tierra debería estar gratuitamente al alcance de todo el que la necesite. Es un bien de la naturaleza, no debería ser una mercancía. Nadie debería pagar para tener un lugar donde dormir”.

En otro tramo, afirmó que ocupar no es usurpar. En redes sociales, Grabois defendió su pensamiento justificando que usurpar es ingresar clandestinamente a un inmueble, pero que en este caso no hay un delito al ser terrenos abandonados.

La lógica más elemental indica que si el Estado no garantiza un terreno para cada familia las tomas seguirán produciéndose. Es un hecho. Va a suceder”.