Un infarto cegó la vida de la escritora Liliana Bodoc

126

A los 59 años de edad y dejando un profundo vacío, murió la escritora Liliana Bodoc. Esta talentosa mujer será recordada por la creación de mundos fantásticos, enraizados en el sur.   Deja un hondo vacío entre fanáticos y artistas que admiran y respetan sus creaciones literarias.

La autora de la “Saga de los Confines”, fue ampliamente conocida por su forma comprometida de rebelarse y mostrar su visión.  Pudo mostrar a través de sus escritos, la magia latinoamericana.

Creaciones llenas de magia y misticismo

Parientes de la escritora, revelaron que falleció en Mendoza, víctima de un infarto. Recientemente había arribado a la ciudad, tras viajar a Cuba. Se conoció que venía de participar en la Feria del Libro de La Habana. La información fue suministrada por  el secretario de Cultura mendocino, Diego Gareca.

Bodoc, murió en la tierra de su infancia. Su niñez envuelta en libros, surgió debido a una afección respiratoria y no podía jugar y correr con los otros chicos. Entonces, fueron los libros, aquellos fieles compañeros que le mostraron un mundo lleno de infinitas posibilidades. Con esa inspiración de niña, imaginó y creó mundos, que la harán inmortal. Hoy por hoy, su trabajo es reconocido por llevar a los adolescentes a mundos imaginarios. Sus creaciones, en los que guerreros y seres mágicos abundan, son la vía de expresión de muchos chicos en la actualidad.

El ateísmo de su padre, le hizo buscar su fe de adulta, por ello en 1994 se convirtió al Islamismo.  Amante de los libros, docente y ama de casa, experimentó varios cambios en su vida. Uno de ellos, la llegada del éxito, por  la trilogía La saga de los confines”. De la noche a la mañana, pasó a ser una estrella de la literatura. Su originalidad, su contenido poético y su misticismo, enamoraron a los lectores. Tras conocerse la noticia de su fallecimiento, las redes sociales se llenaron de conmoción. Compañero del gremio, artistas y fanáticos, lamentaron la pérdida de esta valiosa escritora Argentina.




Deja un comentario