Hipertensión puede causar enfermedades mentales

675

Un nuevo dato es la excusa perfecta para controlar la hipertensión, que ahora es asociada con la aparición de trastornos mentales. Al parecer, el aumento de la presión arterial, puede ocasionar enfermedades de esta naturaleza, en personas de mediana edad.

Según los datos aportados por el European Heart Journal, la hipertensión, está asociado al riesgo de padecer demencia.  Detallan que los riesgos existen, en aquellas personas mayores a los 50 años, con tensión alta. Por ello advierten la necesidad de controlar la tensión, para no presentar otros padecimientos a lo largo de su vida.

Especialistas destacaron que la hipertensión puede presentarse en personas, con o sin problemas cardiacos. El incremento de la presión puede obedecer a distintos factores. Por lo general, son los especialistas quienes podrán determinar los motivos de la tensión alta.

Con  niveles superiores a 130

Destaca que dichas conclusiones sobre la demencia, provienen del estudio denominado Whitehall Studie II. La investigación se encarga de analizar la prevalencia de enfermedades cardiovasculares y las tasas de mortalidad, entre funcionarios británicos.

El estudio contó con 8.639 personas, 32,5% mujeres que en 1985 tenían entre 35 y 55 años. A todas ellas se les realizaron cuatro controles de tensión durante 18 años. Un total de 385, fueron diagnosticadas con demencia en 2.017. Resalta que existen otras enfermedades mentales, pero investigadores, sólo concentraron esfuerzos en la demencia. Por tanto, no analizaron prevalencia de Alzheimer, que es otra de las patologías que se asocian a la vejez.

Por ello, concluyeron que una presión superior a 130, es determinante para correr el riesgo de padecer demencia.

Contrariamente a ello, la investigadora del Instituto Nacional de Salud de París Jessica Abell, exhorta a profundizar el estudio. Ella precisa que las conclusiones son observaciones a nivel poblacional y no en individuos específicamente. Abell, afirma que todavía existe una discusión considerable acerca del umbral óptimo para el diagnóstico de la hipertensión.




Deja un comentario