Graciela Alfano reveló como descubrió la infidelidad de Matías Alé

402

Esta fue una de las parejas más mediáticas de la farándula argentina. Matías Alé se deslumbró con la gran belleza de Graciela Alfano desde el mismo momento en el que lo vio.

Por ello, la noticia de su romance, una vez que se dio a conocer en los medios de comunicación, dejó a todos con la boca abierta, ya que muchos no apostaban por la flamante relación.

No obstante, ellos siguieron adelante durante varios años, y se mostraban súper enamorados en cada oportunidad que tenían. Hasta que, de un día para el otro todo terminó.

Después de 12 años de terminar la relación, Graciela Alfano contó en el programa del Pollo Álvarez, Nosotros a la Mañana, cómo fue que le descubrió la infidelidad a Alé.

“Yo estaba con Matías, él se estaba bañando, ya estábamos en el final de la relación, cuando están las cosas medio medio. Se estaba bañando y le pregunté si quería comer algo ‘Sí, dale, pedí”. Me dijo. Yo agarré el teléfono de él porque era el que estaba al lado. Dije, ‘Voy a comer sushi, que tengo ganas y me gusta’”.

Vea también: Ángel de Brito habló de su rol como jurado en el Bailando 2019

Graciela Alfano reconoció que lejos de mostrar molestia esperó para vengarse

Ante el asombro de todos, Alfano contó que llamó para pedir la comida y esperó que la atendieran. Luego le respondió una voz que le saludó muy amigable.

 “Corté. Claro, la otra estaba viendo el teléfono, decía Matías Alé y toda seductora volvió a decir ‘Hola, tonto’. Yo seguí y le dije: ‘Perdón, soy Graciela Alfano y quiero pedir un sushi’. Ella cortó violentamente”.

Posteriormente, Graciela aseguró que, lejos de hacer un espectáculo de lo que descubrió, miró todos los números y vio el de varios restaurantes, italiano, griegos, ente otros.

“Empecé a mirar todos los números, había un restaurante griego, uno italiano, muchos distintos. Cuando sale me preguntó si había pedido y le dije que no, que se me había ido el hambre. La venganza es un plato que se come frío. Hacer el papelón de gritar ‘¿qué hiciste?’. No, yo ni loca”.