Germán Garavano defendió la imputabilidad penal a los 15

134

El ministro de Justicia, Germán Garavano, salió a defender la baja de imputabilidad penal a los 15 años en materia de delitos graves y afirmó que a esa edad el menor ya comprende la “criminalidad de sus actos”. Por lo tanto debe hacerse responsable ante la ley.

“Quince años es un punto de consenso y está basado fuertemente en la estadística. A partir de los 15 años, un joven comprende la criminalidad de sus actos y debe responder con un régimen especial”, sostuvo el funcionario en diálogo con La Nación.

En ese orden de ideas, declaró que, según revelan las estadísticas, a esa edad los jóvenes comienzan a “cometer sobre todo aquellos hechos más brutales, que son los que van a hacer a partir de los 15 años uno sea penalmente responsable”. Tales hecho sería las “violaciones, algunos homicidios, algunos hechos realmente graves, que por suerte todavía no son muchos, con penas mayores a los 15 años de prisión”.

Vea también: Causa “Pibes Villeros”: Se anunciará la sentencia de Milagro Sala

“Responsabilidad penal no es mala”, reiteró el diputado Germán Garavano

Aunque varios religiosos y curas villeros se unieron a las críticas contra la iniciativa, Garavano comparó la legislación actual argentina con la de los países de la región: “la mayoría tienen como edad los 14 años y algunos tienen menos. Nosotros, después de un análisis técnico, realmente entendemos que la edad adecuada son los 15 años”.

“No hay que pensar la responsabilidad penal como algo malo”, continuó con su exposición, sino que, según su visión, “el joven tendrá que afrontar un proceso en el cual el Estado deberá demostrar que él fue culpable y se le dará un abordaje especial, acordó para ese hecho trágico”.

Finalmente, el ministro de Justicia destacó que el país “tiene una deuda de la democracia, que es con los jóvenes, y en esto el sistema penal en general lo que necesita es tener un sistema de responsabilidad panel juvenil”. De esta manera, con el nuevo régimen se contribuye a “que las víctimas sientan que se hace justicia y, en definitiva, tengan también una respuesta frente al delito por la pérdida de un inocente”.