Ex mujer de Luis Ventura pasó un mal momento por el coronavirus

226

Es lógico y natural que las personas que trabajan en el mundo del espectáculo y obtienen el éxito pueden conseguir todo lo que quieren sin esfuerzos. Sin embargo, las cosas no son tan simples, y eso lo vivió en carne propia por culpa del coronavirus, Estelita, la exmujer de Luis Ventura, estrella de América TV.

En ese contexto, la famosa ex secretaria de Roberto Galán, estuvo durante varias semanas en un crucero, sufriendo una inmensa angustia por no poder llegar a su hogar en esta difícil circunstancia.

Fueron 50 días. Pasamos por momentos caóticos, con muchas cuarentenas. Por fin volví a mi casa ayer a la tarde y estoy en cuarentena, más tranquila y cerca de mi familia”.

Estelita siguió su relato en Confrontados y comentó que pese a que no puede demostrar su amor a sus hijos con abrazos, si los pudo ver de lejos. Destacó que es una sensación terrible estar lejos de toda su gente.

Aunque no puedo abrazar a mis hijos, los vi de lejos, y me llevan la comida hasta la puerta. No se lo deseo a nadie: es muy feo, es realmente muy feo. Estar tan lejos de toda tu gente, a veces sin tener comunicación. Éramos 50 argentinos pasándola mal”.

Vea también: Morena Rial pasó por un mal momento con su nombre

Ex mujer de Luis Ventura relató que en la tripulación había un contagiado

La mujer contó el penoso momento que le tocó pasar. No podían bajar en ningún puerto. Cuando ya pudieron la travesía al aeropuerto estuvo llena de patrulleros que los llevaron directo a la pista de San Pablo.

Fue una salida de película: seis micros que nos llevaban desde el puerto al aeropuerto. En una travesía llena de patrulleros y calles cortadas, y directo a pista para ir a San Pablo. Yo pensaba constantemente en mis hijos. No sabía qué iba a ser de nuestras vidas”.

A continuación Estelita continuó narrando que al bajar del barco se enteraron que una persona que era parte de la tripulación tenía coronavirus. Desde ese momento no pudieron dormir, debido a lo que significa un contagio en un espacio estrecho y con tanta gente.

 “Fue horrible, y desde ese momento nadie pudo dormir, estábamos asustados. Nos decían que la empresa tenía un charter pero que no lo dejaban entrar al país”.