Ernesto Clarens quedó a un paso de una nueva indagatoria

111

Se solicitó que el financista de los Kirchner, Ernesto Clarens, rinda cuentas en una nueva indagatoria, junto con una veintena de personas, por lavar más de 500 millones de pesos derivados de la obra pública, por la que la expresidenta Cristina Kirchner, el exministro Julio De Vido, el exsecretario José López y Lázaro Báez enfrentarán juicio en febrero.

Asimismo, el fiscal federal Gerardo Pollicita, quien adelanta la investigación por la asociación ilícita que radicó la diputada Elisa Carrió en 2008, solicitó las indagatorias de Clarens, los dueños de la familia Gotti y otros por lavado de dinero.

De hecho, pidió la inhibición de una docena de empresas, que encabezaron Austral Construcciones y Gotti SA, que, además, tienen relación con Lázaro Báez, y de Invernes SA, del financista Clarens.

“Se ha podido corroborar una nueva operatoria criminal por medio de la cual la asociación ilícita ya investigada desplegó un proyecto delictivo, bajo la conducción de Lázaro Antonio Báez y Ernesto Clarens, consistente en la realización de un conjunto de maniobras sobre una porción importante de los fondos sustraídos al Estado Nacional a través del fraude en la obra pública”, informó el fiscal en el expediente, al que tuvo acceso Infobae.

Vea también: Dante Sica Advirtió Que Lo Problemas De Pymes Lo Genera El Estado

Fiscal denunció hechos de corrupción de Ernesto Clarens

El fiscal explicó que la maniobra consistía en “un mecanismo de reciclaje basado en la ficción de costos inexistentes, con el objetivo de dar a dichos fondos apariencia de licitud, alejándolos de su origen espurio y convirtiéndolos en efectivo, lo que obstruyó para siempre su seguimiento”.

A su vez, tal hecho delictivo trajo como consecuencia un total de 502 millones de pesos, equivalentes a 160 millones de dólares aproximadamente, a la cotización oficial de entonces.

Según se pudo conocer, una vez que el dinero pasaba del Estado nacional hacia Santa Cruz surgían las empresas contratistas del Grupo Báez que, intermediaciones comerciales y financieras, carentes de propósito comercial real, le permitiese adquirir el dinero que se convirtió en efectivo sin que fuera fácil detectar su origen, explicó el fiscal.

Para concluir, junto con Clarens, a quien ya se procesó y arrepintió en la causa de los cuadernos K, también se llamó a indagatoria a César Gerardo Andrés, Sergio Leonardo Gotti, Fausto Gotti, Fabiana del Valle Gotti, Carlos Alberto Di Gianni, Graciela Elsa Ancarani, Rafael Merlini, Andrea Cantín, Guido Santiago Blondeau.

Así como también, Martín Samuel Jacobs, Carlos Adrián Calvo López, Emilio Carlos Martín, Félix Roberto Di Perna, Armando Ulled, Andrés Kechichian, Héctor Daniel Doldo, María Julia Cis, María Cestnik, Oscar Cheli, Fernando E. Rivas y Héctor Aníbal Celano.