Cumbre de presidentes de Sudamérica lanzó el Prosur

631

En el Palacio de la Moneda se dio inicio a la primera sesión de la Cumbre de presidentes de Sudamérica para debatir la creación del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), el cual tiene como fin armar un organismo multilateral donde se favorezca la integración regional.

En ese contexto, los presidentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, y Guayana, firmaron la Declaración de Santiago, por la cual se constituyó el nuevo espacio que busca reemplazar a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), una creación que diseñó Hugo Chávez y Néstor Kirchner.

Asimismo, por propuesta de Macri, Sebastián Piñera será presidente pro témpore de Prosur por un período de 12 meses, y anunciaron que la próxima cumbre será en Paraguay.

Vea también: Horacio Rodríguez Larreta respaldó la gestión de Mauricio Macri

Sebastián Piñera e Iván Duque crearon el Prosur para integrar a Sudamérica

En el Palacio de La Moneda fue donde se llevó a cabo la sesión. Los tres países que se abstuvieron los representaron funcionarios de menor categoría.

Por Bolivia estuvo presente la vicecanciller Carmen Almendras; por Uruguay, el subsecretario de Relaciones Exteriores Ariel Bergamino; y por Suriname, el embajador en Santiago Marciano Edgar Armaketo.

Piñera y Duque fueron quienes crearon la agrupación, y a continuación se sumaron Macri y Mario Abdo Benítez, presidente del Paraguay. Hasta la semana pasada, Brasil tuvo una posición equidistante, que se movió hacia el aval del Prosur después de la visita que protagonizó Bolsonaro a Washington.

En ese sentido, a la negociación para crear el foro, Chile cursó invitaciones a la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú Surinam y Uruguay.

Trascendió en las últimas horas un documento que surgió de la reunión. El mismo hace hincapié en ocho ejes básicos que van desde la integración regional y la defensa de la democracia.

Además, a la creación de un organismo multilateral “flexible”, que “prescindirá de una sede”, tendrá “una presidencia pro témpore, anual y rotativa”, y sus objetivos estarán vinculados a la discusión de la seguridad y defensa regional, la salud, el medio ambiente y la energía, entre otros asuntos claves para la región.