Consumir aspirina ya no es tan saludable como parece

622

Prevención de infartos, accidentes cerebro vasculares, demencia y cáncer, ya no son una propiedad de la aspirina

Recientes estudios afirman que el compuesto de ácido salicílico no es tan beneficioso como se cree. Esto tras conocerse los resultados de un importante estudio internacional.

Años atrás los especialistas indicaban que la aspirina podía disminuir el riesgo de cáncer de colon y recto.

Lo que no imaginaron los investigadores pudieron develar el mito tras la realidad de la aspirina.

El grupo de expertos contaron con una población de 19 personas mayores de 70 años de edad. Cada uno de ellos consumió 100 miligramos de aspirina o placebo por 4,7 años. Los resultados obtenidos dejaron a  los investigadores atónitos.

El director del estudio el Dr. John McNeil expresó lo siguiente, “los hechos desagradables que derrumban una hermosa teoría”. Ciertamente no esperaban encontrar sino bondades en la aspirina y resultó todo lo contrario.

El especialista del departamento de epidemiología y medicina preventiva en la Universidad Monash en Melbourne indicó que debe consumirse con prudencia.

Las aspirinas parecían ser la poción mágica contra muchos padecimientos. Hoy los expertos afirman que el valor real del fármaco no está comprobado en su totalidad.

Desde hace año los especialistas recomendaban a los pacientes una dosis diaria de aspirina. Tras cumplir los 45 años, les recetaban esta pastilla mágica para acabar con ciertas afecciones.

No es tan buena como parece

Las conclusiones de este estudio arrojaron que no cumplía el papel que tanto se ha popularizado. No previenen la demencia, los ACV y menos el riesgo de padecer cáncer. Además su consumo propicia el riesgo de sangrado en el tracto digestivo y el cerebro.  En dicha investigación resalta que los pacientes tuvieron que recibir transfusiones y hasta fueron llevados a la sala de emergencia por diversos trastornos.

Tras conocerse los resultados, los especialistas indicaron que deben ampliar dicha investigación. Prometen analizar con mayor rigurosidad su uso. Así mismo Mcneil sostiene que quienes la ingieren deben seguirlo haciendo.

Advirtió además que cada paciente debe conversar su consumo con el médico de cabecera. Esto en función de que a alagunas personas ha parecido funcionarles, tras sufrir un infarto.