Chano Charpentier dio detalles sobre la relación con su padre

147

Es común imaginar que las grandes estrellas tienen una vida de lujo y placer, donde no deben soportar el dolor, la angustia ni el miedo, pero la realidad es completamente diferente y eso se evidenció en el caso de Chano Charpentier.

Chano, creador y líder de Tan biónica, una de las bandas más exitosas de la última década, comenzó una carrera solista tras distanciarse de sus excompañeros. Estuvo como invitado por Jorge Lanata en su programa Hora 25, que se emite por Todo noticias.

Asimismo, el músico prefirió hablar del complejo vínculo que lo unía a su progenitor y las peleas que tuvieron antes de poder reencontrarse, cuando el hombre padecía una enfermedad que terminaría siendo fatal.

“Para ser honesto el recuerdo que tengo hoy de mi padre no es el más justo para contar. No tuve un padre muy presente. Mis viejos se separaron cuando tenía seis años. Y mi papá se fue a vivir a España cuando tenía 15 años”, manifestó.

“Tuve contacto con él, pero poco. Lo valoro, porque es lo que él podía hacer. En un momento yo le pedí ayuda y él nunca me ayudó cuando se fue a España”, continuó reconociendo el compositor.

Vea también: Noelia Marzol habló de su relación con Antonio Gasalla en Intrusos

“Él se fue e hizo otra familia. No tengo resentimiento”, declaró Chano Charpentier

Charpentier luego agregó más detalles sobre lo que, con toda seguridad, fue uno de los momentos más difíciles de su vida personal, teniendo en cuenta que era un adolescente.

“Él se fue e hizo otra familia. No tengo resentimiento. A mí me gustaba compartir cosas con él. Era simpático, admiraba algunas destrezas e inteligencias”, contó sin poder ocultar el dolor el cantante.

Asimismo, el músico reconoció que su padre no era una gran persona y no tenía los valores que, a él, personalmente, le gustaría darle a un hijo suyo; luego el joven reconoció que su relación cambió cuando su progenitor lo llamó por teléfono para contarle que tenía cáncer.

Semanas después, lo llamó nuevamente, pero esta vez para decirle que todo había sido un error y que estaba curado, que no debía preocuparse por él. Chano desconfió de esta declaración y fue a España, para averiguar qué sucedía realmente.

“Yo le saco el teléfono y hablo con su oncólogo. Me dijo que le quedaban seis meses de vida como máximo y que mi papá tenía derecho a hacerse cargo o no de su enfermedad”, aseguró Carpentier, visiblemente emocionado al narrar estos hechos.