Causa AMIA: Mario Cimadevilla habló de la decisión

458

El tribunal federal oral que examinó el encubrimiento de la AMIA determinó que hubo encubrimiento, peculado, y condenó al exjuez Galeano. Además, declaró que lo que ocurrió fueron “graves violaciones a los derechos humanos“. En ese sentido el extitular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, se refirió a esta decisión.

Asimismo, Cimadevilla explicó en el programa Mañana Sylvestre, por Radio 10, que durante el período en el que estuvo al frente de Unidad AMIA, el ministro Germán Garavano “trataba de que los abogados de la querella no trataran con las otras querellas”.

Esto causó que durante el desarrollo del juicio renunciara la doctora Stegman, que era quien iba a las audiencias, porque no se le permitía desempeñar su tarea con independencia y se la quería condicionar.

Por ello, Elisa Carrió hizo una denuncia ante la Oficina Anticorrupción, que nunca supimos qué pasó con ella. “El ministro revocó el poder de los abogados que iban a sostener las acusaciones”, manifestó.

“Mandaron un abogado a pedir la absolución fundamentalmente de los fiscales Mullen y Barbaccia con el argumento de que eran amigos. Cuando no accedimos al pedido, disolvieron Unidad AMIA. Los fiscales finalmente terminaron condenados”, aseveró.

Vea también: Mirtha Petrocini: “Se rechazó la propuesta porque es inaceptable”

“Funcionario que favorece a amigos no debe tener un cargo”, dijo Mario Cimadevilla

Sobre la importancia de probar el encubrimiento y la participación del Estado y la Justicia, Cimadevilla apuntó que “la investigación que se llevó adelante luego del atentado estaba afectada por irregularidades, que ahora terminaron con algunas condenas”.

“Seguramente esto motivará a apelaciones de imputados y querellas, veremos qué ocurre. Lo grave es que cuando alguien asume funciones públicas y las deja de lado para favorecer a amigos, demuestra que no está en condiciones de ejercer ese cargo“, agregó.

Al mismo tiempo, recordó: “Nosotros elevamos una nota al presidente y le agradecí que me relevara de asumir un compromiso que él no estaba dispuesto a cumplir. No tuve ninguna respuesta. Nunca fuimos acompañados cuando quisimos avanzar en la investigación del encubrimiento”.

“La causa estaba parada por la ausencia de imputados iraníes, y nosotros trabajamos para elaborar un proyecto de ley de juicio en ausencia que permita juzgar aunque los imputados no estén presentes, pero el ministro nunca estuvo de acuerdo en elevar un proyecto de esa naturaleza al Congreso”, sostuvo.

Y concluyó añadiendo: “Por otro lado pretendimos incorporar tecnología que permita avanzar en la investigación, pero hubo muchas dificultades en incorporarla por falta de voluntad política“.