Carlos Bianco afirmó que Axel Kicillof no tiene problemas con las Taser

83

El jefe de Gabinete de Buenos Aires, Carlos Bianco, aseguró que el gobierno de Axel Kicillof no tiene ningún tipo de problema con las pistolas Taser. Ello luego de que tres distritos que gobierna la oposición expresaran su intención de compras esas armas para reforzar la seguridad.

No tenemos ningún problema ideológico con las tecnologías”. A su vez, el funcionario provincial en declaraciones al programa Todos juntos, que conduce Fernando Carnota por Radio Rivadavia, el ministro coordinador bonaerense aseguró que en el corto plazo la Provincia no pensó en la compra de Taser.

No obstante, dijo que es una posibilidad. “Es una de las posibilidades, no tenemos ninguna compra prevista en el corto plazo”. Según informó NA, Bianco expresó: “lo que también decimos es que para determinadas intervenciones, siempre y cuando el efectivo esté bien capacitado, siempre es mejor un arma no letal que una letal”.

El jefe de Gabinete bonaerense, se encuentra aislado por tener un contacto estrecho de coronavirus. En medio de la polémica por el uso de las pistolas Taser, varias comunas que gobierna la oposición decidieron avanzar con la compra de estos dispositivos para los agentes de seguridad municipales.

Vea también: Aníbal Fernández mostró su respaldo a la gestión de Alberto Fernández

Carlos Bianco sostuvo que la seguridad es un tema que genera debate por sus variables

Luego de que Lanús, Vicente López y Tres de Febrero plantearan sus intenciones, Bianco señaló que la seguridad es un debate más amplio, que va desde las condiciones de vida, las tecnologías, los salarios de los efectivos, entre otros aspectos a tomar en cuenta.

Asimismo, este debate generó una nueva grieta entre el gobierno nacional y el bonaerense, ya que el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, reclamó a Nación que le dé las Taser que no está usando.

Después del anuncio de que Capital comprará 300 de estas pistolas, ahora se sumaron los jefes comunales de Juntos por el Cambio para poner como prioridad en la agenda pública el problema de la inseguridad.