Anmac promueve incentivos económicos en plan desarme

109

En medio de la polémica que generó por sus declaraciones la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre la libertad de las personas a armarse, el Gobierno prevé destinar en 2019 más de 113 millones de pesos a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac).

En ese sentido, el organismo fijó el monto de los incentivos a quienes entreguen voluntariamente sus armas: entregará 1.200 pesos por carabina y/o fusil tiro a tiro, de repetición y/o semiautomático, escopeta/pistolón, pistola tiro a tiro y/o de repetición y revólver calibre distinto a .22, .32, .38 y/o .357; 1.750 pesos por pistola semiautomática.

De igual forma, por revólver calibre .22, .32, .38 y/o .357, carabina y/o fusil semiautomático cuyo diámetro y/o potencia sea mayor que el .22; y 3.000 pesos para armas de uso exclusivo de las instituciones armadas y armas comprendidas en el Decreto 64/95. Asimismo, pagará un peso a aquellas personas que entreguen munición completa.

Vea también: PAMI: Macri y Cassinotti finalizaron convenio con laboratorios

Bullrich insistió en libertad de reglamentar desde la Anmac 

La ministra Bullrich, corroboró  sus declaraciones sobre la libertad de aquellos ciudadanos que quieran andar armados. Aunque se refirió a las críticas que recibió y señaló que “si quieren cambiar” la legislación vigente en ese sentido, “se cambia”.

La funcionaria nacional sostuvo que “en la Argentina hay una reglamentación, hay un organismo como la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac) en donde las personas pueden ir y hay dos categorías: la tenencia y la portación. Hay una serie de requisitos y los que los cumplan pueden tener armas. Pero pueden no tener armas. Yo recomiendo no tener armas. Pero en la Argentina la portación de armas no está prohibida, está regulada por un organismo”.

Funcionarios nacionales y dirigentes políticos y sindicales de la oposición se sumaron a la discusión que desataron las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien manifestó: “El que quiera andar armado, que ande armado”.

La funcionaria también amplió sus palabras cuando recordó que la portación de armas “no está prohibida”, y que como responsable del área de Seguridad “no lo recomienda”. Esta perspectiva contó con el aval del viceministro del Interior, Sebastián García de Luca, quien interpretó que esas declaraciones fueron “hechas en el marco que establece la ley, bajo la regulación del Estado”.