LAM: Andrea Taboada fue blanco de las burlas de sus compañeras

367

Hace algunos días, las compañeras de Andrea Taboada la chicanearon cuando confesó que estaba desesperada porque se habiliten las actividades de running en la ciudad.

Ella fue la única a la que le cuestionaron sus verdaderas intenciones de salir a correr y se le rieron en la cara. En esta ocasión, nuevamente la periodista fue el punto de risas de las panelistas.

En ese sentido, mientras hablaban con el invitado del día, Guido Kazcka, salió el tema de parte del conductor de “Bienvenidos a bordo”, quien le consultó a Ángel de Brito, cuál era su panelista más obsesiva.

El comunicador le respondió que,si limitan las opciones de compulsiones a obsesivo de limpieza, serían Yanina Latorre y Karina Iavícoli, dejando fuera a Taboada y Brey.

Posteriormente, cuando intentaron explicar que ellas eran las dos más relajadas del panel, el conductor de LAM contó que Andrea llegó descalza al estudio.

Además,cuando Kazcka le pidió que se explique, la periodista contó que llegó en patas porque tenía que ponerse unos finos estiletos y entró corriendo. El ex de Florencia Bertotti, redobló la apuesta y le preguntó si se animaba a mostrar los pies.

Vea también: Ivana Nadal contó lo que le da mas satisfacción

Compañeras de Andrea Taboada se burlaron de los pies de la panelista

Ante la propuesta de Bertotti y antes de que Andrea Taboada pudiera responder, sus compañeras le suplicaron que no lo hiciera por su propio bien. La locura desoyó los consejos y se sacó un zapato. Mariana que estaba a su lado le dijo que no lo hiciera.

Ello lo hizo como una forma de darle a entender que no la favorecería mostrarlos. Inmediatamente, la panelista se volvió a calzar. “En serio, no están en condiciones. Es por vos”,

Por la insistencia de Guido, la angelita volvió a sacarse el zapato. Y sus colegas del panel volvieron a reírse y a pedirle que no muestre. Otra vez la locutora nacional fue el centro de risas de sus propias compañeras de piso.

Cabe recordar que la vez anterior la trataron de “anti-deporte”, como si fuera re paradójico que ella quisiese salir a correr. En esta oportunidad fueron sus pies.