Alberto Fernández pondrá en marcha el plan de seguridad

73

El presidente Alberto Fernández encabezará la puesta en marcha de un mega plan de seguridad, que incluirá el envío de 4000 gendarmes y prefectos, para atacar la creciente inseguridad en el Gran Buenos Aires.

Desde la quinta presidencial de Olivos, junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el Presidente mantendrá una videoconferencia con los intendentes Mayra Mendoza (Quilmes), Gustavo Posse (San Isidro) y Gustavo Menéndez (Merlo) para anunciar una inversión de 10.000 millones de pesos.

De igual forma, estará el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, otro de los que participó de la puesta en marcha del programa, y los ministros de Seguridad Sabina Frederic (Nación) y Sergio Berni (Provincia).

Además del desembarcó de las fuerzas federales en los distritos más calientes del conurbano, el jefe del Estado y el gobernador presentarán la incorporación de 10.000 aspirantes a policías y la construcción de 3000 paradas de colectivos seguras con cámaras de seguridad, botón antipánico y WiFi.

También está prevista la refacción de 120 comisarías, la construcción de seis módulos carcelarios y la compra de 2000 patrulleros. Una de las particularidades de la iniciativa es que gran parte de los $10.000 millones irán directamente a manos de los jefes comunales.

Vea también: Álvaro de Lamadrid calificó a Alberto Fernández como pastor mentiroso

Alberto Fernández trabajó en el mega plan de seguridad junto a mandatarios provinciales

El argumento de los funcionarios será la necesidad de acelerar la compra de insumos, como patrulleros y chalecos antibalas, pero fue también parte del reclamo que los intendentes le elevaron al Presidente ante las diferencias con el ministro Berni.

Co la seguridad de no sostener una disputa política entre la provincia y los jefes comunales, Alberto Fernández intervino directamente y salió al rescate del gobierno provincial que, al igual que la mayoría de las administraciones provinciales, tiene los números en rojo.

Aunque Berni genera cierto recelo, desde el gobierno nacional creen que en esta nueva etapa no habrá inconvenientes y que las diferencias no afectarán la coordinación entre Nación, provincia y municipios.