Víctimas del atentado: Despiden a Ariel Erlij en una ceremonia privada

160

Ariel Erlij, uno de los rosarinos víctima del atentado que se registró la semana pasada en Nueva York, en el que murieron ocho personas, entre ellas cinco argentinos fue despedido este lunes en horas del mediodía en una ceremonia que familiares y amistades describieron como un “homenaje” al empresario y no como un simple velatorio.

Los familiares de Erlij comentaron que decidieron darle el último adiós en un acto privado “para mantener la intimidad”. La ceremonia para despedir a Erlij (el único de los cinco amigos asesinados que no fue despedido en conjunto) se llevó a cabo en la localidad de Pérez, a 20 kilómetros al oeste de Rosario.

“Fue por decisión de la mujer y de los hijos”, detalló en un breve contacto con la prensa Ezequiel Cazorla, gerente general de la firma que pertenecía a Erlij. “Hay mucho dolor. No están para hablar”, resumió al justificar la decisión familiar de preservarse ante los medios.

Voceros del municipio indicaron que por los emprendimientos que tenía y por la cantidad de gente que lo conocía y que participará de la ceremonia durante la tarde su entorno buscó un lugar alejado del centro de Rosario.

El auto que trasladaba los restos del rosarino tomó la delantera en la autopitsa que junta Capital Federal con Rosario y se independizó del cortejo general antes de entrar a la ciudad para coger camino hacia Pérez. Pasadas las 11 ingresó en el cementerio, un predio con árboles y un inmenso y prolijo parque.

El sitio estuvo cerrado y con estricta vigilancia para evitar que entraran desconocidos, la guardia privada y la policía provincial fueron los encargados de custodiar el ingreso.

Erlij fue uno de los impulsores del viaje que ocho amigos egresados en 1987 del Instituto Politécnico Superior “Geneal San Martín” realizaron a Estados Unidos para celebrar los 30 años de la graduación: costeó la aventura de aquellos que no podían afrontarla económicamente. Allí se encontrarían con otros dos ex compañeros, que residen en aquel país.




Deja un comentario