Cómo prevenir el calentamiento global

Cómo reducir el impacto ambiental generado por calderas y climatizadores

328

Los sistemas como las calderas y los aires acondicionados son esenciales para la climatización de los hogares. Sin embargo, hay que tener cuidado con el uso de estos aparatos. Y es que estos no solo generan un gasto económico al aumentar las facturas de servicios de gas o electricidad, sino que además generan un impacto ambiental considerable.

Ha sido precisamente por esta razón que con el tiempo han llegado al mercado equipos más eficientes energéticamente. El objetivo es que consuman una menor cantidad de recursos y así además de contribuir con la reducción del gasto en el hogar, se reduzca el efecto negativo que crean las calderas y climatizadores en el ambiente.

Cada vez más familias se comprometen en ahorrar energía

Los aires acondicionados y las calderas lideran el ranking de los aparatos de mayor consumo energético. Por ello, las últimas encuestas realizadas demuestran que el 80% de las familias de buenos aires buscan economizar y están de acuerdo con el uso racional de la energía eléctrica e incluso de recursos como el gas, para el caso de las calderas de este tipo.

Para ello han comenzado a tomar medidas de varios tipos. Una de ellas tiene que ver con el aislamiento. Muchos hogares requieren de mucha energía, bien sea para calentarse durante la época más fría o para estar frescas durante el verano. Por esta razón contar con un buen aislamiento térmico es clave para la eficiencia energética de la casa.

Una de las acciones que suelen tomar las personas es la colocación de sistemas de doble cristal o doble ventana. El objetivo de esto es reducir la pérdida de calor casi a la mitad. Realizar este tipo de mejoras en el aislamiento puede suponer un ahorro energético de hasta un 30%, ya sea en calefacción o en climatización con aire acondicionado.
En las construcciones nuevas, se tiene en cuenta los materiales que permiten aislar del frío en invierno como del calor en verano.

Claro que este no es el único método utilizado. Además de las ventanas, las puertas también suelen filtrar el calor o la frescura del hogar. Por ello, las personas también suelen aplicar en ellas algunos elementos sencillos y baratos como la masilla, la silicona o el burlete. Asimismo, se pueden utilizar láminas adhesivas de plástico transparente para colocarlas en marcos y acristalamientos.

¿Por qué el funcionamiento de calderas y climatizadores afecta al medio ambiente?

El planeta es el principal afectado con el mal uso que le damos a ciertos aparatos. Es bien sabido que el frigorífico, por ejemplo, es el electrodoméstico que más consume energía en la cocina. Pero, ¿acaso sabe cuánto consume su caldera o su aire acondicionado?

Algunas calderas consumen un 26% del total de la energía que se gasta en un hogar. Esto lo convierte en el segundo aparato que más consume energía. Y en el caso de los aires acondicionados no es diferente. Por cada grado inferior a los 25, se consume un 8% más de energía aproximadamente. Esto significa que si no se controla su uso, la factura de electricidad podría aumentar de forma considerable.

Pero más allá de lo perjudicial que pueden ser las calderas y los climatizadores para el bolsillo, estos aparatos también tienen un impacto negativo en el medio ambiente, ya sea de forma indirecta o directa.

Al utilizar aparatos como el aire acondicionado, por ejemplo, se produce una contaminación indirecta por las emisiones de CO2 que generan las compañías que suministran la electricidad a los hogares. Y es que para producir la energía eléctrica las centrales hacen uso de combustibles fósiles, los cuales generan gases de efecto invernadero.

Pero no solo esto. Estos aparatos para la climatización también contaminan de forma directa al ambiente. Y lo hacen por medio de los gases refrigerantes que requieren para funcionar correctamente. Estos gases, como es de esperarse, tienen ciertas consecuencias sobre la capa de ozono.

Algo similar ocurre con las calderas. Si bien la calefacción a gas es una de las mejores opciones que existen, también tiene algunos efectos perjudiciales para el ambiente. El gas es una de las fuentes de energías más utilizadas en el mundo para la calefacción de los hogares. Las razones son muy claras: se trata de energía limpia, eficiente y poco contaminante.

Sin embargo, dado que existen varios tipos de calderas que utilizan diferentes tipos de gas, hay algunos sistemas de calefacción que son más contaminantes que otros. Es posible elegir entre tres tipos de combustible. Estos son gas natural, gasóleo C y gas propano.

El primero es el mejor de todos y por fortuna es uno de los más utilizados. En este caso no hay que preocuparse por el almacenamiento ni por la distribución. Su único inconveniente es que por lo general solo está disponible en las ciudades. El gasóleo C, por su parte, es un poco peligroso, ya que requiere que sea almacenado en tanques dentro de la casa, además es más contaminante y sucio. Y finalmente está el gas propano, el cual tiene una potencia calorífica que supera la del gas natural. Sin embargo, también debe almacenarse en casa (aunque puede ser en el exterior de ella), lo que resulta menos conveniente.
Podemos decir que hay empresas que desde hace tiempo se han preocupado por el ahorro energético, es el caso de calderas baxi y calderas peisa ejemplos vivos de fabricantes tomando conciencia. Será cuestión de tiempo también evaluar si estos cambios fueron suficientes.

Es precisamente por todo esto que se ha hecho cada vez más importante la innovación en el sector de la climatización. La renovación de aparatos es clave para conseguir calentar o enfriar el hogar consumiendo menos recursos.

Cómo ahorrar energía y disminuir el consumo en calefacción y aires acondicionados

Tal como lo hemos dicho, los sistemas de calefacción y climatización como calderas y aires acondicionados son esenciales para mantener el hogar en una temperatura agradable, ya sea en invierno o en verano. Pero también es importante tener presente que si no se tiene un control respecto al uso de estos aparatos, se gastará demasiada energía o gas.

Para disminuir el consumo de recursos es fundamental tomar en cuenta algunas consideraciones. A continuación le presentamos algunos tips para conseguir una mayor eficiencia energética en el hogar.

  • Asegúrese de contar con un buen aislamiento de ventanas y puertas. Así es posible aprovechar de mejor manera la calefacción en los días más fríos y el frescor en los días de calor.
  • Si utiliza el aire acondicionado lo mejor es que fije la temperatura de refrigeración en 25 grados. Y en el caso de la calefacción, con 21 grados es suficiente. Tenga en cuenta que bajar un grado al aire acondicionado o subir uno más a las calderas, incrementa el consumo de energía y de combustible es un 7% aproximadamente.
  • En invierno debe aprovechar al máximo la energía que produce la radiación solar. Para ello debe dejar abiertas las persianas para que pueda entrar el calor del sol.
  • Utilice el sistema de programación de la calefacción y del aire acondicionado. Así puede establecer los horarios en los que más necesita el funcionamiento óptimo de los aparatos y los momentos en los que puede prescindir de su uso.
  • Asegúrese de que las calderas están en buen estado. De no ser así se podrían producir fugas, que además de representar un peligro, representan un gasto extra y un daño para el medio ambiente.

La importancia del mantenimiento de las calderas

Existe una serie de recursos que puede utilizar para economizar en el hogar durante todo el año. Sin embargo, una de las claves para disminuir el consumo de calefacción es el mantenimiento de las calderas. Es fundamental realizar una limpieza anual de los quemadores, así como hacer pruebas de monóxido. Esta es la mejor forma de reducir el consumo y además de evitar averías en el futuro.


Por otro lado, también es fundamental purgar los radiadores. Puede que estos no calienten lo suficiente debido a que se ha acumulado aire dentro de ellos y esto entorpece la circulación del agua. En ese caso será necesario extraer el aire de los radiadores.

De no hacerlo el termostato no se moverá y la caldera seguirá funcionando con el objetivo de alcanzar la temperatura programada. Al hacer esto sin conseguir resultados, la caldera trabajará el doble y por ende se gastará más energía. Lo más conveniente es purgar los radiadores de las calderas antes de que llegue la temporada de frío.

Para el correcto mantenimiento de las calderas es importante revisar que todo esté bien. Esto incluye asegurarse de que la toma del conducto de gas, así como la de entrada y salida de agua, y la toma a la red eléctrica se encuentren en buen estado.  Por esta razón, se debe verificar que la presión de la caldera sea la adecuada. El rango en el que esta debe oscilar es entre 1 y 1,5 bares de presión.


Todas estas consideraciones, además de ayudar a reducir el consumo de recursos y de contribuir con el medio ambiente, también evitan problemas de seguridad y prolongan la vida útil de la caldera. En todo caso debe tener en cuenta que es importante recurrir siempre a técnicos especializados, bien sea para la instalación de calderas, para su revisión o reparación. Y si tiene calderas Baxi o Peisa, que son dos de las marcas más populares, recuerde que cuenta con el service de calderas oficial a domicilio las 24 hs del día de lunes a domingo.

 




One thought on “Cómo reducir el impacto ambiental generado por calderas y climatizadores

Deja un comentario