Nún Teatro Bar estrena “Pornodrama 3.0”

251

El deseo en su máxima expresión puede apreciarse en la pieza de teatro “Pornodrama 3.0”. La pieza teatral se estrena con gran expectativa  el 14 de abril, en las instalaciones del Nún Teatro Bar. Debido al tema planteado se estará presentando en un sábado de trasnocho a las O:15 horas y 0:45. Dos funciones se estarán presentado todos los sábados del mes para cautivar a los asistentes. Vale resaltar que a las presentaciones, sólo pueden acudir mayores de 18 años de edad. La pieza en cuestión, contiene escena de sexo y desnudos. De modo que es un estilo teatral para aquellos sin tabués ni pudor sobre temas abiertos de sexualidad.

Sexo sin tabúes

Esta pieza de Alejandro Casavalle, estará a sala llena en Juan Ramírez de Velasco 419, para fascinar  a la audiencia.

Cuenta con las actuaciones de Candelaria Gauffin, Andrés Pabón Koch, escenografía de Matías Ledesma, para crear un ambiente lleno de sensaciones. Melisa Martín se destaca como asistente de  producción y Mafe Dávila en la dirección. Bajo la producción ejecutiva Ángeles Carrascal, Raúl S. Algán.

El tema planteada en la propuesta teatral versa sobre lo íntimo de la sexualidad. El sexo forma parte de la privacidad, pero en el teatro se hace público. Por tanto, el juego sexual, el erotismo, el porno, son vistos con más naturalidad, a través de los actores. La intimidad, el deseo, la privacidad y el género, se entrelazan en la obra.

La trama se inicia luego que la pareja conformada por Maia y Maxi, se despiden de un tercero. Se ve a la cama, como un elemento catalizador de deseos y emociones de la pareja. Los mismos experimentan y se debaten entre la pasión y el deseo. En la obra, asistentes pueden analizar los convencionalismos sociales. Es innegable preguntarse, hasta dónde puede llegar un ser humano en este terreno.

La pieza es una invitación para todas aquellas personas que desean explorar diferentes visiones. Espectadores pueden disfrutar la función desde dos puntos de vista. Desde la intimidad de la pareja y desde el patio de butacas.




Deja un comentario