Netflix sigue creciendo

149

El director general de contenido de Netflix, Ted Sarandos, se dedica a reclutar a algunos de los productores y escritores más exitosos de la televisión. Desde que subió a su plataforma su primera serie original “Lilyhammer” en 2012, la compañía ha construido una de las operaciones de contenido televisivo más valiosas a través de la compra de series y películas creadas por otros.

Ahora, con un presupuesto de US$16.000 millones, Netflix aspira a convertirse en el creador de entretenimiento más grande del mundo.

En las últimas semanas, firmó un contrato a largo plazo con Shonda Rhimes, creadora de series como Grey’s Anatomy y Scandal del canal estadounidense ABC. Además reclutó a un ejecutivo para desarrollar programas infantiles originales y compró una editorial de novelas gráficas.

Netflix Studios está produciendo alrededor de 75% de los nuevos proyectos de la compañía, según Sarandos, el arquitecto clave de un número de proyectos este año que incluye 200 comedias, dramas, shows infantiles y largometrajes.

A lo largo de los años, el trabajo de Sarandos se ha hecho más fácil. Al principio, ningún creador o actor que se respetara habría trabajado para un servicio de streaming cuando podían ganar premios en HBO o millones en una cadena de televisión. Así que Netflix hizo ofertas absurdas, como US$100 millones por dos temporadas del drama político de David Fincher, House of Cards, protagonizada por Kevin Spacey. Pocas cadenas de televisión piden incluso una temporada completa antes de rodar un piloto. La serie ha sido un gran éxito, al igual que el drama sobre una cárcel de mujeres Orange Is the New Black.

La compañía no revela cuántas personas ven sus programas, una métrica clave en las negociaciones de TV, y Netflix también exige derechos a perpetuidad, limitando el valor de las repeticiones.

El mayor riesgo para Netflix es una desaceleración en el crecimiento de suscriptores, que ahora superan los 104 millones en todo el mundo. 




Deja un comentario