“Los huesos” funciona como un verdadero poema corporal

129

Letizia Mazur, actriz, bailarina y coreógrafa respetada en la comunidad local del espectáculo, exhibe ante la audiencia -en calidad de directora- una propuesta innovadora y sorprendente, titulada “Los huesos”. Para la crítica, esta pieza de danza-teatro resulta ser un “verdadero poema corporal” que despierta los sentidos, y va un poco más allá de lo convencional.

En palabras de la propia Mazur, la obra invita a realizar “una profunda reflexión existencial”, sobre lo que verdaderamente importa a nuestro alrededor. “Tal vez los huesos sean todo lo que tenemos, que puede servir como punto ciego por donde espiarnos. Ellos podrían constituir la noción sobre la identidad real de cada individuo”, expresó la directora.

La pieza muestra a la audiencia cinco cuerpos totalmente desnudos, que no poseen algo que los vincule con cierto patrón cultural, y eso es muy importante porque se logra establecer un ambiente neutro que no pasa inadvertido.

Los intérpretes comienzan su rutina de pie, haciendo un semicírculo cerca de una luz que asciende como el sol, muy lentamente pero de forma constante, y ya cuando todos los involucrados están bien iluminados, inician sus movimientos de forma calculada, precisa y perfecta entre su misma imperfección.

Este show da a entender que vale la pena pelear por ser libres, y que debe celebrarse tal hecho, pues no todos son capaces de vivir así. Algunos que incluso han sido encerrados de por vida -por ejemplo- gozan de mayor libertad, frente a quienes no son capaces de experimentarla en carne propia, ni teniendo los recursos para hacerlo.

Al final el espectador será quien juzgue la obra, que pretende abrir la mente hacia nuevas y brillantes ideas. Pese a que los actores se muestran desnudos, no existe alguna connotación sexual. Tampoco manejan una narración determinada, sino que el movimiento de los cuerpos hará que se experimenten diversas sensaciones que el habla no puede lograr.

En toda la obra sólo existe un sonido humano y por muy poco tiempo, mientras los cuerpos hablan entre sí a su manera. El diseño de iluminación, a cargo de Matías Sendón, es un punto fuerte dentro de la pieza. De igual forma, el diseño sonoro de Patricio Lisandro Ortíz se compuso acorde a los requerimientos del acto, que seduce al público en minutos.

El elenco lo conforman Ana D Orta, Lucas Cánepa, Valeria Licciardi, María Kuhmichel y Gian luca Zonzini. Las funciones pautadas son: Viernes 6 de octubre a las 21 horas, y domingo 8 a las 17 horas. Ambos serán presentados por El Recoleta en 11 FIBA. Estas actuaciones serán gratuitas y los interesados podrán retirar sus entradas una hora antes por boletería.

Mientras que los horarios del mes de noviembre serán: Martes 7, 14, 21 y 28 desde las 21 horas, en El Galpón de Guevara. Es un evento sin desperdicio.




Deja un comentario