La Plaza Barrancas es parte de la historia de Belgrano

118

Sí querés pasar un rato tranquilo en el barrio de Belgrano, la Plaza Barrancas es la mejor alternativa.

Este hermoso parque de cuatro hectáreas tiene cerca de 70 especies vegetales y una pintoresca glorieta, en la que tanto propios como visitantes podrán disfrutar un momento entre amigos tomando el sol, leyendo un rato o simplemente aprovechando el espacio para descansar. Para los que prefieren ejercitarse, en el pulmón verde imparten clases de tango, y para los amantes de la música eventualmente realizan presentaciones varias orquestas.

Una curiosidad del parque es la reproducción de la Estatua de la Libertad (entre las calles 11 de Septiembre y La Pampa), que fue creada por Frederik Augusté Bartholdi, el autor de la original que se encuentra en Nueva York.

La Plaza Barrancas de Belgrano se encuentra delimitada por la Avenida Juramento, Zavalía y su continuación 11 de Septiembre, La Pampa y la Avenida Virrey Vertiz.

Un poco de historia

La parquización de las barrancas fue creada en 1892 por el arquitecto paisajista francés Charles Thays, quien también parquizó el Parque Tres de Febrero y las principales plazas de la ciudad en esa época.

En 1871 los vecinos del pueblo de Belgrano compraron las manzanas que antes habían sido el parque de la quinta de Alsina a la Municipalidad, para convertirlos en paseo público. En 1892 se realizó la parquización a cargo de Thays, que se mantiene con algunas modificaciones en la actualidad.

Cabe destacar que este icónico parque estuvo inactivo un tiempo, y el 17 de octubre de 2016 fue reinaugurado luego de más de un año de trabajo a cargo del Gobierno porteño con la ayuda del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, quienes realizaron diversas tareas de mantenimiento de las tres plazas de las Barrancas de Belgrano (Avenida Virrey Vertiz entre La Pampa y Juramento).

Los arreglos consistieron en la restauración de veredas, solados y la reparquización de las plazas. Por otra parte, los senderos fueron renovados con ladrillos hechos de forma que fueran réplicas de los originales. Adicionalmente se refrescó el mobiliario urbano, se añadieron más bancos, mesas, bebederos y Monumentos y Obras de Arte (MOA).

Por si fuera poco, colocaron pisos con mayor absorción y se adecuaron las rampas para persona con algún tipo de discapacidad.

 




Deja un comentario