Caso de Justina Lo Cane y controversia por tuit de Migue Granados

435

Ayer a tempranas horas del día falleció Justina Lo Cane, una niña de apenas 12 años de edad, que se encontraba a la espera de un trasplante de corazón, que nunca pudo recibir. Al momento de su muerte se encontraba internada en la Fundación Favaloro.

La batalla de Justina por su vida comenzó desde muy chica, cuando apenas tenía año y medio. A esa edad se le diagnosticó cardiopatía congénita. Su problema médico la obligó a que desde septiembre fuese hospitalizada en la Favaloro, pero días después se descompensó.

Sus órganos comenzaron a fallar, por lo que debió ser conectada a un ECMO, mientras seguía esperando el trasplante. Con ese terrible escenario, sus padres iniciaron una campaña llamada “Multiplícate x 7”, dando a entender que una sola persona puede salvar muchas más, al convertirse en donante.

El público entendió el mensaje de la familia Lo Cane, logrando que la propuesta se difundiera en todas las redes sociales conocidas, dentro y fuera del país. Entonces algo sucedió: La cifra de donantes inscritos en el Incucai pasó de 80 a 330 en menos de 90 días, convirtiendo a la pequeña Justina en bandera contemporánea de la donación de órganos.

“Se nos fue el sol. Justina se fue sabiendo que su lucha le salvó la vida a muchos que esperaban un trasplante. No llegó su corazón. No lo encontraron. Ninguna muerte es justa. Menos la de un niño. Justina está en el cielo. Desde allá nos está mirando”, comentaron los padres de la nena, momentos después de su triste partida.

La noticia del deceso generó sentimientos encontrados, pero un tuit desencadenó la furia colectiva contra el humorista, Migue Granados, quien a través de su cuenta de Twitter opinó lo siguiente: “En una de las últimas fotos de Justina internada, vemos un montón de estampitas en su cuarto. Ni Dios, ni Jesús, ni María la salvaron. Dejemos de rezarle a estos putos de mentira, y donemos los órganos. Adiós”.

Muchos de sus seguidores catalogaron el comentario de terrible y hasta absurdo. Así pues, que frente a la gran polémica que se creó, en cuestión de segundos, Granados volvió a justificar sus palabras: “El tweet anterior refleja mi estado de calentura e impotencia por un niño que muere. Sumada la bronca de que todos los casos que ameritan cadena de oración siempre terminan mal. Yo ya recé y ya perdí a los rezados”, concluyó el artista.

Y ustedes, ¿Que opinan sobre esto?, ¿Estaría Granados en lo correcto, o sólo es un intento para captar la atención pública?.




Deja un comentario