diabetes sueño dormir

Relacionan problemas de sueño con riesgo de diabetes II en niños

150

Un estudio británico reveló que los niños que duermen menos horas de las pautadas para su pleno desarrollo, estarían más propensos a factores de riesgo de diabetes tipo 2. La investigación reunió a más de cuatro mil niños de Inglaterra, a quienes se les localizó un extraño vínculo entre sus hábitos cotidianos de sueño, y factores que pueden influenciar en el posible padecimiento de diabetes.

Christopher Owen, investigador del estudio y profesor en la Universidad St. George de Londres, expresó lo siguiente: “Los niños que duermen menos horas cada noche tienden a pesar un poco más y a mostrar más resistencia a la insulina. Ésta es una hormona que regula los niveles del azúcar en la sangre, y cuando el cuerpo comienza a hacerse resistente a la insulina, esto puede ser un precursor de la diabetes tipo 2”.

Acotó que las posibilidades de padecer esa terrible enfermedad podrían no ser inmediatas, pero sí se manifestaría en cualquier punto de sus vidas, si siguen el mismo patrón irregular de horas de sueño. Indicó además que “es admirable que esas pequeñas diferencias (en los marcadores de riesgo de la diabetes) a principios de la vida pudieran persistir”.

Por su parte, la doctora Nicole Glaser, profesora de la Universidad de California (EEUU), comentó que “todavía no estaría claro si la asociación entre el sueño-obesidad y el riesgo de diabetes tipo 2 es causal”. Sin embargo, “es necesario asegurarse de que los niños duerman lo suficiente para no presentar desventajas”.

Según la National Sleep Foundation, los niños de 6 a 13 años de edad deberían dormir entre 9 a 11 horas por noche. Sólo que algunos de los cuales estuvieron en el estudio, confesaron dormir ocho horas (un grupo) y doce horas (otros de los evaluados).

“Creemos que entre más duerman los niños podrán reducir más grasa corporal, y disminuirá su riesgo a padecer diabetes tipo 2 a temprana edad, pero esto sólo podrá conocerse mejor si hacemos un estudio donde el grupo de científicos pueda evaluar sí eso ocurre con los niños que duermen más”, dijo el investigador Owen.

Por lo pronto dejamos acá algunos tips, para que sus hijos duerman las horas que necesitan, en la medida de su buen desarrollo físico y mental: En primer lugar, apagar el televisor o cualquier otro dispositivo electrónico al menos una hora antes de ir a dormir, pues la luz que emiten esos aparatos prolonga el proceso del sueño. También deben tener cuidado con suministrar mucho líquido antes de enviarlos a la cama, porque eso hará que se levanten al baño e interrumpan sus horas de sueño.




Deja un comentario